• Envíos GRATIS en pedidos superiores a 30€*

Cinco curiosidades sobre el cabello

El aspecto del cabello muestra parte de nuestro carácter y personalidad. Cuidarlo y protegerlo con productos específicos es esencial para lucir una melena saludable aparte, obviamente, del estilo que queramos lucir y la elección del corte o peinado que más nos favorezca. Existen muchas curiosidades acerca de esta parte de nosotros que nos define tan bien, aquí van cinco de ellas:

  1. Cabelleras más largas donde luce más el sol. Se ha comprobado que en las poblaciones de áreas tropicales el cabello crece más deprisa y se prolonga su media de vida entre cuatro y cinco años. Por ello, es habitual que los habitantes de eses zonas del planeta, donde abunda el sol y las temperaturas cálidas, tengan una cabellera más larga que las de climas templados. El calor favorece a la melena pero, ¡ten mucho cuidado! abusar del sol puede provocar que se reseque o se caiga el pelo.
  2. ¿Por qué nos crece más el pelo en la cabeza que en otras partes del cuerpo? Seguro que más de una vez nos hemos preguntado por qué nos crece más el pelo en la cabeza que el vello de las piernas u otras zonas del cuerpo. Al parecer, se trata de una cuestión evolutiva. En los orígenes de la evolución de la especie, el hombre  —como la mayoría de homínidos de los cuales procedemos y con los que estamos genéticamente emparentados— tenía una espesa capa de pelos en todo el cuerpo para protegerse de las inclemencias del tiempo. Al tomar una postura erguida y recibir la radiación directa del sol, el vello corporal perdió su función y, paralelamente, el de la cabeza empezó a crecer con más vigor.
  3. Compartimos genética capilar con aves y reptiles. Otra cuestión que muchas veces nos hemos planteado es cuál es el origen del pelo. Curiosamente, el vello que nos cubre el cuerpo a la mayor parte de los mamíferos tiene su origen en un gen que compartimos con aves y reptiles. Tanto el ser humano como estas dos tipologías animales son capaces de sintetizar la queratina, proteína que compone el cabello. En el caso de los mamíferos, la síntesis produce pelo; en pájaros y sucesores de los dinosaurios, plumajes y escamas.
  4. Cuando queremos seducir nos tocamos el pelo. Sin alejarnos del ámbito zoológico, el ritual del aparejamiento también tiene su traslación en el homo sapiens evolucionado. Así, el arte de flirtear es tan antiguo como la propia condición humana. Los expertos en psicología afirman que, normalmente, las mujeres solemos tocarnos el pelo o enredarnos un mechón en el dedo cuando queremos seducir o estamos ante una persona que nos agrada. Por supuesto, también puede tratarse de un gesto de distensión ante una situación que nos pone más nerviosas de lo habitual, como abrir y cerrar el bolso, o ponernos y quitarnos las gafas.
  5. La influencia de la luna en el crecimiento del cabello. Por último, y apelando a ciertas fuerzas telúricas de mística apreciación, siempre se ha creído que las distintas fases de la luna influyen directamente en la agricultura, las mareas y, por ende, en el crecimiento del cabello. Aunque desde siempre las madres y las abuelas nos han dicho que para tener un pelo más largo y fuerte tenemos que cortárnoslo durante la luna creciente, aún no hay ninguna prueba científica que avale dicha creencia popular.

Por último, y una vez descubiertas algunas curiosidades del cabello, te recomendamos que cuides de tu melena y escojas el tratamiento que mejor se adapte a tu tipo de cabello de la línea de cuidado capilar XPERT Hair de SingulaDerm.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

13 − trece =

Carrito de Compra
Aún no agregaste productos.
Seguir comprando
0