• Envíos GRATIS en pedidos superiores a 30€*
    Envíos GRATIS en pedidos superiores a 30€*

¿Aplicamos correctamente la crema en el rostro?

Una correcta aplicación de los productos de cuidado facial es prácticamente tan importante como los mismos productos. Al ejercer presión y controlando adecuadamente la dirección de los movimientos podemos multiplicar su efectividad, mientras que en caso contrario podemos disminuir su efecto.

En primer lugar, el paso fundamental y esencial antes de emplear cualquier producto es la higiene facial. Dicho en otras palabras, para que una crema funcione es imprescindible que la piel esté limpia para que no exista ninguna barrera entre el tratamiento y el rostro. Es decir, para que las cremas funcionen, deben poder penetrar, y si la piel está llena de impurezas, no tienen por dónde hacerlo. Así pues, si no exfolias será como si encima de tu rostro hubiera una capa que impidiera que los principios activos de la crema se absorban.

En esta infografía te damos las claves principales para una correcta aplicación de los productos de cuidado facial en función del sitio donde quieras aplicarla.

Empezando por arriba, hay que señalar que las principales arrugas que salen en la frente son horizontales, ya que se trata de arrugas de expresión que se marcan cuándo gesticulamos y arrugamos esta zona. Para combatir estas arrugas, debes extender la crema con movimientos del centro hacia fuera y con sentido ascendente.

En referencia a la nariz y los pómulos, lo más recomendable es aplicar la crema con movimientos suaves siempre en sentido ascendente, sin olvidar  la zona superior del labio, mientras que en la barbilla se aconseja extender la crema con movimientos ascendentes.

Seguidamente debemos tener en cuenta que las arrugas en el cuello aparecen en sentido horizontal, por lo que para sacarle el máximo partido a tu crema hidratante lo mejor es que, con el cuello bien estirado, apliques la crema en sentido descendente, desde el mentón hasta la clavícula, realizando movimientos suaves.

Por último, es importante que no te olvides de coger la cantidad de crema adecuada, pues un exceso de crema tapona los poros y provoca brillos en la piel. Se acostumbra a recomendar una cantidad cercana al tamaño de una avellana. Además, calentar la crema con las manos también mejora los resultados.

39-collageneur-1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × dos =

Carrito de Compra
Aún no agregaste productos.
Seguir comprando
0
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Escanea el código
¡Hola no soy un bot!

Soy tu consultora de belleza de Singuladerm. ¿Cómo puedo ayudarte?